El Aleph eBook

Vinisenzatrucco.it El Aleph Image

Borges: el autor infinito.«El escritor en español más importante desde Cervantes. [...] Uno delos artistas contemporáneos más memorables. [...]La deuda quetenemoscontraída con él quienes escribimos en español es enorme.»Mario Vargas LlosaElAleph es un libro icónico de Jorge Luis Borges, el granautor argentino admirado por García Márquez, Vargas Llosa, Banville y tantos otros escritores contemporáneos. Los cuentos que lo integran son un prodigio de puzles filosóficos, intrigas fantásticas o policíacas y personajes que se graban en la memoria, como Emma Zunz.«El inmortal» explora el efecto que la inmortalidad causaría en loshombres; «Los teólogos» es un sueño melancólico sobre la identidad personal; «La otra muerte», una fantasía sobre el tiempo; «El Aleph», publicado por primera vez en 1945 y que en 1949 dio nombreal libro, es uno de los mejores cuentos de todos los tiempos y abordauno de los temas recurrentes en la literatura de Borges: el infinito. También puede leerse como una historia de amor con un comienzo memorable: «La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constituc...

TAMAÑO DEL ARCHIVO 9,69 MB
NOMBRE DEL ARCHIVO El Aleph.pdf
FECHA 2018
AUTOR(A) Jorge Luis Borges
DESCARGAR LEER EN LINEA
Cuida los árboles y descarga el libro de El Aleph en formato electrónico. En vinisenzatrucco.it encontrará el libro de El Aleph en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee El Aleph en tu teléfono, tableta o navegador!

El Aleph se encuentra en La Restinga y ofrece restaurante, centro de fitness, terraza, WiFi gratuita y vistas a la ciudad. El apartamento tiene vistas al mar y está a 34 km de Valverde. El apartamento cuenta con 1 dormitorio, TV de pantalla plana con canales por cable, cocina equipada con microondas y nevera, lavadora y baño con bañera.

El Aleph, un cuento de Jorge Luis Borges. La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; ...

LIBROS RELACIONADOS