Romancero Sureño eBook

Vinisenzatrucco.it Romancero Sureño Image

En el principio, el verbo; ese todo en el que se encierran los cuatro elementos clave de nuestro viaje literario hacia el sur del cielo: el fuego, que llamamos arte; la tierra, que es la patria; los amores son el agua; y, en forma de tiempo, el aire. Cuatro elementos, cuatro sellos del alma indelebles, cuatro coordenadas que moldean, en el alfar de la eternidad, las columnas que sostienen el templo de nuestro poemario; esa firme, sólida, indestructible edificación poética de Faneque Hernández compuesta de bloques léxicos fortalecidos en el horno de los símbolos representativos, aquellos que atesoran una profunda carga connotativa, tanto lingüística como emocional: aliteración, alzado, asonancia, bondad, canariedad, compañera, compromiso, defensa, dignidad, El Hierro, encabalgamiento, escultura, expresión, familia, futuro, hipérbaton, historia, hogar, honradez, identidad, igualdad, impresión, justicia, libertad, literatura, lucha, muerte, nobleza, orgullo, oriundez, pasado, pedagogía, pintura, poesía, presente, raíz, rebeldía, sangre, unidad, veracidad, vida y, como enumera el maestro Tarajano en su hermoso prólogo a nuestro título: Agüimes, Gáldar, Arucas, Temisas, Roque Aguayro, Roque Nublo, Bentayga, Abenchara, Guayarmina, Doramas, Masequera, Tenesor, Canarias, Canarias, Canarias…

TAMAÑO DEL ARCHIVO 5,29 MB
NOMBRE DEL ARCHIVO Romancero Sureño.pdf
FECHA 2013
AUTOR(A) Faneque Hernandez
DESCARGAR LEER EN LINEA
Descubre el libro de Romancero Sureño con vinisenzatrucco.it. Lea el PDF de Romancero Sureño en su navegador de forma gratuita. Regístrate y descarga Romancero Sureño y otros libros de Faneque Hernandez.

Telde.- El teldense Victoriano Santana Sanjurjo, profesor y doctor en Filosofía Hispánica, intervendrá este sábado en la presentación de libro 'Romancero sureño', del que es editor, una obra escrita por Faneque Hernández y que conforma el cuarto número de la Biblioteca Canaria de Lectura.

Romancero Gitano 1. Romance de la luna, luna La luna vino a la fragua con su polizón de nardos. El niño la mira, mira. El niño la está mirando. En el aire conmovido mueve la luna sus brazos y enseña, lúbrica y pura, sus senos de duro estaño. —Huye luna, luna, luna.

LIBROS RELACIONADOS